Nada Mejor


No hay nada mejor que vivir abiertamente, aunque en ocasión la verdad nos duela. Tenemos la responsabilidad de vivir con los ojos abiertos y de impedir daño al progreso de la comunidad entera. No se debe simplemente apuntar el dedo a los demás cuando claramente uno se quiere deshacer de enfrentar la realidad con valentía. Todos nos debemos de mantener íntegros y libres de perjuicios.

Aparte de que la realidad duele, tomar acción duele todavía más aún. Yo hablo por experiencia no simplemente para ser uno de esos seres dañinos que tiran la piedra y esconden la mano; para el colmo acusan a sus víctimas con la intención de hacerles la maldad. Así no llegaremos a nada. Pero, siempre hay la ilusión de llegar a un mundo eterno donde la maldición se acabe y los que triunfaron sobre la corrupción y la intimidación son …

Hay cosas que se pueden hacer para lograr una vida ejemplar sin tener que recurrir a maldecir a los inocentes. Por buena suerte, me tienen a mi que los puede entrenar a superarse con sabiduría y conocimiento. Si viviéramos como dios manda, como decían mis abuelas, primero hay que preocuparse por su salud y la v ida se encargara de rendirles todo lo demás. Entonces, ¿qué es lo que no necesitamos para mantener buena salud? Bueno, pues aparte de una buena dieta, se necesita una buena administración de sus impresas.

La corrupción solo sirve para aventajar aquellos que quieren mantener a los demás como esclavos. Por eso les recomiendo sinceramente pensar en vivir debajo una rígida administración. No teman vivir debajo la crítica de gente que al fin de cuenta solo quiere lo mejor para todos. Claro, todos queremos ser perfectos para sentirnos aceptados, pero nunca debería de ser para comprometernos más allá de nuestra dignidad. Aquí tienen mi ejemplo:

A los diecisiete anos me junte con una persona que vendía cocaína. Yo lo hice para ser una influencia positiva en su vida ya que vi como mis papas fueron acabados por esta cultura de drogas y fiestas. Al fin de cuenta yo me sentía muy capaz de hirme por mi propia cuenta el día que no viera un futuro positivo a su lado. Cuando deje mi relación ya de ocho años, claro que tenía lo mejor en mente para todos. Hasta la fecha le deseo que sea muy feliz con alguien que lo pueda entender. Yo me orgullezco que nuestra relación no llego a rebajarme a tomar el papel de víctima pobre. Y que bueno para él porque ya sus días de vender drogas, según yo, habían quedado atrás ya que se había entregado en el mundo del labor legítima.

Pasaron varios años y ya que mis parientes se habían ido por otro rumbo, el papa de mis hijos quiso aprovechar de la oportunidad para menos preciarme a mí, una persona derecha que había sacrificado tanto para enriquecer su vida y de todos los demás. Aunque no culpo a nadie por el maltrato, que yo sospecho fue con intenciones crueles, me vi forzada a reportar lo que yo conocía del carácter de tal individuo. El había contado con que yo me sintiera cómplice en sus negocios de drogas y resultó ser muy equivocado. Aunque dolió, especialmente por mis bellos hijos que no tienen nada que ver con gente corrupta, fue mi deber y sigo adelante.

Esta situación es muy común entre la gente que no tiene recursos porque en vez de aceptar el reto prefieren hundirse la misma situación. No hay porque. ¡Enfrenten la vida pintando la realidad y verán que se siente mejor!


Featured Posts
Recent Posts
Contact Me